Son distintos conceptos. El barníz protege y embellece a través de la formación de un film mayoritariamente superficial. En cambio, un lasur tiene como objetivo penetrar el sustrato (madera) para proteger pero conservando el aspecto natural.

El Lasur penetra profundamente en la madera a poro abierto. Al no formar capa continua, permite que la madera respire por si misma y mantenga siempre el equilibrio entre la humedad que tiene y la del medio ambiente que la rodea, consiguiendo proteger y embellecer la madera respetando al máximo el aspecto natural de sus vetas.

Los lasures ofrecen alta resistencia a los rayos UV, son elásticos, repelentes al agua y contienen fungicidas e insecticidas que previenen los hongos, carcomas y termitas.

Los barnices están especialmente diseñados para proteger y embellecer la madera en interiores y exteriores. Son hidrófugos, contienen filtro solar, son fungicidas e insecticidas, previniendo el azulado, moho y pudrición de la madera.